Post - Título oculto

Por qué no es buena idea hacer tu plan de empresa “al peso”

plan de empresa

Desarrollar un buen plan de empresa requiere de mucho trabajo de investigación.

Valorar la fiabilidad de ese análisis en función del número de hojas que ocupa el documento, no es el baremo más acertado si lo que quieres es conocer en profundidad todos los detalles de tu proyecto.

Eso es lo que denominamos planes de empresa “al peso”. Un poco más abajo te explicamos qué significa y por qué estamos en contra.

Ten en cuenta esto, la valiosa información que te proporciona un buen plan de empresa te va a dar más seguridad a la hora de presentar tu propuesta ante inversores y entidades bancarias.

Pero no solo eso.

También será una herramienta potente que te permitirá anticiparte a los problemas y diseñar estrategias que aporten soluciones.

Las tres funciones básicas de un plan de empresa

Estas son las más importantes:

1.- Informar sobre la viabilidad y rentabilidad de tu proyecto: 

En realidad, el estudio de viabilidad es un documento que incorpora el plan, pero es un paso previo a su realización.

Si el resultado sale favorable, lo siguiente será desarrollar tu idea, de no ser así, te evitarás invertir en gastos innecesarios.

2.- Explicar con detalle tu negocio:

Tu plan de empresa es una herramienta de comunicación perfecta para vender tu idea. Pero lo mejor es que con ella atraerás y convencerás a las personas que darán el empujón económico a tu proyecto.

3.- Establecer un cronograma: 

Es decir, una hoja de ruta que te ayude a controlar, verificar y corregir todos los procesos de tu negocio a medida que avanza.

Cómo puedes realizar tu plan de empresa

En función de los recursos que dispongas y de los objetivos que te hayas marcado tienes varias alternativas:

Elabóralo tú mismo

Elegir esta opción te permite ahorrar dinero, es verdad, pero para ello debes emplear otros recursos que también son muy valiosos.

Hablamos de tu tiempo.

Ahora bien, si decides desarrollarlo tú mismo, por experiencia sabemos que los errores más habituales que detectan las entidades bancarias e inversores suelen ser:

  • Poco análisis del proyecto.
  • Falta de proyección en el tiempo.
  • Escasa planificación de los recursos financieros.

Plantéate acudir a un consultor para que pueda darte unas pautas o evaluar tu plan.

Utilizando plantillas de internet

Te sirven de guía, pero nada más.

Estos modelos lo único que te ofrecen es una estructura básica, ya creada, que debes personalizar.

Disponen de formulación y contenido generalizado que te puede valer si lo que buscas es salir del paso.

No elabores tu plan solo para cumplir expediente ante un banco o inversor. Sírvete de él y haz crecer tu negocio.

Ahora bien, esa plantilla no piensa por ti.

Es decir, que no va a detectar si el análisis que estás realizando es correcto, si hay algo que no has tenido en cuenta o si refleja un problema que necesita solución.

Y es que en papel todo vale, pero a la persona a la que te diriges quiere ver que has previsto la mayoría de los escenarios y que para cada uno de ellos tienes una respuesta eficaz.

Cuando revisen y analicen tus números y los contrasten con tus argumentos se darán cuenta de si conoces tu negocio a la perfección o tan solo te has limitado a rellenar unos casilleros.

Ahí está la diferencia entre tener éxito y que te financien, o que rechacen tu petición por falta de consistencia.

Tendrás que profundizar más si quieres conseguir buenos resultados.

Planes de empresa “al peso”

Los calificamos así por denominarlos de alguna manera.

Nos hemos encontrado con negocios online que ofrecen planes de empresa en 48 horas y te cobran en función del número de páginas que redactan. ¿WTF?

Entonces,

¿Tu plan de 45 páginas es mejor que el de 15? ¿O el de 25 es el correcto?

¡Qué más da!

Desde luego en 48 horas no se puede elaborar un plan de empresa, eso está claro.

Ni tampoco es de recibo que añadir una hoja más o menos a tu documento sirva para determinar que tu plan sea mejor o peor. Ahora bien, tú decides, es tu negocio y tu proyecto.

Si quieres que tu negocio triunfe debe tener algo por lo que destaque, es decir, tener identidad propia, no ser idéntico. Necesitas despertar el interés del inversor.

Hacer tu plan de negocio con una consultoría de negocio

Sus servicios no son económicos, pero muchas ofrecen planes específicos según las necesidades de tu empresa.

La ventaja es que una consultoría de negocio dispone de un equipo de expertos en diferentes áreas que te ayudarán a identificar errores y posibles debilidades de tu proyecto que quizás tú habías pasado por alto.

¿Lo mejor de estos servicios?

Que no solo se van a encargar de proporcionarte contenido, mantendrán contigo una estrecha colaboración. Te aportarán soluciones y participarán de forma activa en las decisiones.

Además, te ayudarán a interiorizar tu plan para que seas capaz de transmitir de manera clara, concisa y persuasiva el valor de tu proyecto, y así minimizar el riesgo de rechazo.

En Inngenia así entendemos la labor de un consultor y así trabajamos con cada uno de nuestros clientes.

Y lo hacemos de este modo, porque también nos gusta sentirnos arropados, además de asesorados, cuando contratamos los servicios de un profesional. Ya sea en temas empresariales o personales.

Nosotros ya estamos listos para darle forma a tu idea, si quieres hablamos.

Esto también puede interesarte

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on facebook

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados como *