Post - Título oculto

6 pasos imprescindibles para elaborar un buen estudio de viabilidad

6-pasos-imprescindibles-para-realizar-un-buen-estudio-de-viabilidad

Tienes una idea de negocio en mente y quieres saber si merece la pena invertir en ella para no ir a ciegas con tu nueva aventura empresarial, ¿no es así? Entonces necesitas elaborar un estudio de viabilidad, un plan de negocio y conocer el mercado en el que vas a actuar.

Si te encuentras ahora en ese punto es muy probable que no sepas por dónde empezar, ni el proceso que debes seguir, incluso desconozcas qué puede aportarte un buen análisis de viabilidad económica.

Así que empecemos por aquí.

¿Qué es un estudio de viabilidad?

Es la herramienta que te ayudará a determinar si tu idea es viable, factible y se puede convertir en un buen proyecto teniendo en cuenta todas las restricciones fiscales, legales, sociales, económicas y financieras que puedan afectarle.

Es importante que tengas en cuenta esto, en el estudio de viabilidad se manejan valores estimativos, es decir, no se profundiza en ellos.

Tan solo se analizan los aspectos económicos más importantes con el objeto de definir un modelo que cumpla las expectativas.

En el estudio se establece una visión general del proyecto y se deja un margen de error entre un 20% y 25%. Por eso en los cálculos se ha de ser conservador con los números y un poco pesimista con las ventas.

3 conclusiones que podrás extraer de tu estudio de viabilidad

Que la idea principal no es viable.

O bien falla por causas técnicas o económicas, o quizás porque las condiciones sociales, legales o financieras no se pueden cumplir. En este caso debes rechazar tu idea o pivotar tu modelo de negocio.

Que solo hay una solución válida al proyecto

O puede que haya varias siendo una de ellas superior a las demás. A partir de ahí tendrás que avanzar y empezar con tu plan de empresa.

Que existen diferentes soluciones alternativas al proyecto y todas son viables

Para esta opción analiza, selecciona la mejor y desarrolla el plan.

¿Qué información necesitas para hacer tu estudio de viabilidad?

Hay seis pasos fundamentales que debes realizar para elaborar el análisis económico financiero de tu proyecto.

1.-Define el concepto de tu negocio

No caigas en el error de desarrollar ideas complejas.

Tu idea, basándote en tu experiencia profesional o personal, ha de ser sencilla, tiene que servir para resolver un problema concreto y satisfacer una necesidad.

Investiga si existe hueco en el mercado, y si hay algo parecido busca otra forma de presentar tu propuesta, de consumirla, de ofrecerla, etc.

Deberías diseñar tu Producto Mínimo Viable, o lo que es lo mismo, un prototipo con las modalidades básicas para poder presentarlo a tus clientes y así verificar si les interesa.

2.- Investiga al detalle el mercado al que quieres dirigirte

No te centres en medir la intención de compra del cliente como si eso fuese el indicativo del éxito o fracaso de tu negocio.

Lo que debes analizar en profundidad es si tu producto es disruptivo, transversal, lo ofreces a un precio competitivo y tiene cabida en el mercado.

Aunque tus recursos sean escasos, no te olvides de investigar. Puedes recopilar la información que necesitas:

  • Enviando cuestionarios a personas que cumplen con el perfil de tu cliente ideal.
  • Buscando en foros online, redes sociales o comentarios de blogs las dudas y preguntas que se plantean sobre un producto o servicio parecido al tuyo.
  • Consultando las noticias que hablan de la situación que vive en ese momento tu público objetivo.

3.- Establece qué modelo de negocio quieres seguir

No es más que concretar la estrategia que vas a desarrollar para poner en funcionamiento tu negocio.

Es decir, las acciones que te llevarán a generar el dinero suficiente para cubrir gastos, tener beneficios y crecer.

Por cierto, solo con identificar cada pieza del proyecto y plasmarla en un cuadro gráfico, no significa que tengas listo tu modelo de negocio.

Tendrás que encajar y modificar cada parte hasta conseguir un proyecto sólido. Después toca validarlo en el mercado.

4.- Muestra tu valor como profesional

Si quieres tener éxito y que tu negocio crezca es fundamental que seas un auténtico profesional de lo que ofreces. La mediocridad no lleva al éxito.

Una buena idea puede no funcionar hoy, pero quizás mañana sí. Un profesional buscará los recursos necesarios hasta conseguir encajar su propuesta en el mercado.

Refleja en tu estudio por qué eres la persona adecuada para poner en marcha ese proyecto y que es aquello que te diferencia de tu competencia.

Y si no tienes la experiencia suficiente en ese sector, rodéate del equipo necesario para completar aquellas habilidades en las que tú más destacas.

5.- Elabora un estudio económico financiero.

Ha llegado el momento de hacer números. Si has decidido emprender no solo es para satisfacer una necesidad con tu producto o servicio, ¿verdad? también querrás ganar dinero.

Por lo tanto, te aconsejamos que tengas claro estos cinco puntos:

  • Calcula los fondos que te van a hacer falta para poner en marcha el proyecto.
  • Especifica cómo y de dónde vas a sacar el dinero necesario.
  • Desarrolla una previsión de tesorería.
  • Realiza una cuenta de resultados para calcular los beneficios.
  • Haz un balance de situación que te permita conocer en cada momento cómo se encuentra tu empresa.

Con todos estos datos podrás saber si tu negocio es viable cuando:

  • Los fondos necesarios para arrancar tu negocio y mantenerlo cada año estén cubiertos bien por fondos propios o fondos financiados.
  • El balance de ingresos y gastos siempre sea positivo y suficiente y ofrezca una rentabilidad interesante para tus inversores.
  • La liquidez, que es la capacidad que tienes de hacer frente a tus pagos inmediatos, sea siempre positiva. Eso puedes verlo en tu presupuesto de tesorería o flujo de caja.

¿Cuáles son los fallos más habituales que se cometen en esta fase y que a tu banco e inversores les preocupa?

  • Que no hayas explicado en tu estudio cómo vas a devolver el dinero prestado.
  • Qué no muestres qué garantías tienes de facturación.
  • Qué no reflejes qué límite de crecimiento has contemplado.

6.- Plantea varios escenarios posibles

Seguro que piensas que con tu idea vas a conseguir muchas ventas y que tu negocio será todo un éxito.

Perfecto.

Ahora bien, ya con los pies en el suelo, debes contemplar un escenario más negativo y prever imprevistos como por ejemplo:

  • Que los primeros meses no venderás y necesitas un fondo de maniobra.
  • Poca actividad en vacaciones y fiestas.
  • Despidos de empleados e indemnizaciones.
  • Retrasos en los pagos.

Calcula el punto de equilibrio, que es cuando ganas para pagar sin pérdidas ni beneficios, y también el punto de retorno de inversión, que es aquel en el que has devuelto todo el dinero invertido y tu negocio sigue funcionando.

Si el punto de inversión es superior a cinco años, olvídate de tu proyecto, tienes que plantearte otra idea, o modificarla.

Con los números claros toca desarrollar un plan

Esperamos que toda esta información te haya servido de base para poder estudiar tu negocio en profundidad.

Y recuerda elaborar un estudio de viabilidad por cumplir expediente ante un banco o inversor no sirve de nada. Tu estudio no tiene que parecer bueno, tiene que serlo.

Así que si los números arrojan que tu propuesta es asumible, adelante con tu plan de empresa porque tienes un proyecto viable entre las manos.

Por cierto, si ya tienes unos primeros números del proyecto que vas a presentar a tu banco pero dudas si la información que aportas es la correcta o crees que está incompleta, hablemos.

Esto también puede interesarte

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on facebook

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados como *